Podría haber sido el título de este artículo, “Los gerentes también lloran”, parafraseando de algún modo el de una famosa telenovela mejicana (Los ricos también lloran) que gozó del reconocimiento del público en la televisión de los 80, si bien he preferido apuntar desde el mismo título a las causas que -en base a mi observación y experiencia- motivan la desazón de los gerentes de las pequeñas empresas en el desempeño de su responsabilidad de guiarlas.

Podríamos estar tentados también de entrecomillar el verbo llorar en la frase que da título al artículo pero, a veces, es algo que sucede de forma literal.

El gerente de una pequeña empresa o los que alguna vez han (hemos) tenido esa responsabilidad, en cuanto persona, puede verse afectado por las mismas causas que las que a cualquiera le pueden generar un desencanto profesional, pero no por ello quiero dejar de relacionar algunas que quizá les atañen más directamente, a saber:

Read More


Buscar

Categorías

Archivo de entradas

Lista de correo